Mi nombre es Alejandro Pedroza, Product Manager en Truora.

Quiero contarles un poco de mi historia al dar un salto al mundo Tech y también sobre esta industria; la cual te recibe con brazos abiertos y mil posibilidades de crecimiento. 

Esta historia comenzó en el 2020, yo era un joven un recién graduado de Ingeniería de Alimentos con conocimientos de mejora continua y habilidades blandas adquiridas en estudios y empleos anteriores como: cocinero, mesero, vendedor de mostrador, monitor universitario, entre otros. El problema es que aunque tenía todos estos conocimientos, no tenía empleo, a pesar de haber enviado más de 60 hojas de vida a diferentes empresas. 

Yo sabía de la existencia de Truora casi desde sus inicios, pero nunca, y cuando digo nunca es nunca, pensé trabajar en tecnología

Mis conocimientos en esa área eran limitados (si entendía un IF en Python era mucho). Un día entre conversaciones con mi pareja y el consejo de David Cuadrado (Co Founder - Truora), surgió la idea de presentarme para ser Product Manager en su Startup. La verdad no había mucho que pensar, leí del rol y sentí que cumplía con muchas de las habilidades requeridas, entonces, me presenté sabiendo que no tenía nada que perder.

Recibí una prueba de admisión y debo decir que fue dura, no les voy a mentir, me trasnoché, investigué, escribí mil ideas. Lograr realizarla; se volvió un reto personal. En ocasiones me encontraba ansioso. Me calmaba pensando que: “en el peor de los casos habría aprendido y eso está muy chévere”. 

Llegó el momento de sustentar mi caso y tras varios filtros de entrevistas adicionales, finalmente me dieron el  sí

.

Desde ese día, mi vida cambió y es aquí donde quiero hacer énfasis: pues entré a un mundo donde no sabía nada. Sí, había dado el salto al mundo tech... pero no sabia que era una API, postman, front-end, backend, etc. Salía de las reuniones con mil conceptos nuevos por aprender, y confieso que esto puede llegar a ser bastante abrumador al principio. Sin embargo, en medio de toda la confusión, tuve la fortuna de contar con el acompañamiento de muchas personas dispuestas a ayudarme. 

Al final del día, mi manager me explicaba muy pacientemente lo que no había quedado claro, y al mismo tiempo me dejaba otras 20 tareas con las que reforzaría lo aprendido. Mi primer equipo de ingeniería también me explicaba conceptos desconocidos, los que luego buscaba en Google, determinado a “hacer lo que tuviera que hacer para salid adelante”. Mis demás compañeros de trabajo tampoco se quedaban atrás, pues cada vez que les hacía preguntas me las resolvían y se tomaban tiempo para darme feedback directo para que mejorara. Pero lo más especial es que todos me hacían saber que es normal comenzar sintiéndonos un poco perdidos, que es algo que a todos nos pasa y está bien.

Hoy miro atrás feliz del crecimiento profesional, personal y económico que he tenido. Pero estoy seguro ese crecimiento no habría sido posible sin este excelente equipo y sin los valores que forjan la cultura de Truora, los que realmente se sienten:

  • Ownership: Soy responsable de mi crecimiento.

  • Trust: Mi equipo confía en mis habilidades y yo confío en que todos hacemos nuestro mejor esfuerzo.

  • Grit: No importa de donde vengas o que tan alta es la curva de aprendizaje, aprendes de tus errores y avanzas.

  • Straight talk: Somos una compañía que da feedback directo, todo en pro de tu crecimiento.

  • Lead by example: Todos podemos liderar y la mejor forma es con el ejemplo. 

Aprovecho para agradecer a todos los que me han ayudado en este camino y a salir de mi zona de confort. Y para terminar, les diría a los que hoy buscan un cambio de carrera que se atrevan a dar ese salto al mundo Tech, porque realmente hay espacio para todos: ingenieros, desarrolladores, arquitectos, diseñadores, comunicadores, abogados, entre otros. Seguramente podrán encontrar grandes amigos como los míos en este proceso.

En este artículo encontrarás:

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete a nuestro blog para mantenerte informado