En este artículo encontrarás:

Las personas suelen preguntar a los Product Manager: ¿cómo haces la gestión de productos sin saber nada de tecnología, especialmente en una startup de SAS? Bueno, nuestro trabajo no consiste en definir el código o la arquitectura, sino en asegurarnos de que abordamos los problemas adecuados de la mejor manera posible. 

Por supuesto, una gran parte de esto es tener el código adecuado implementado, y asegurar que los datos fluyan de la manera correcta. Es ahí donde documentar y discutir las ideas se convierte en oro, y es cuando una Propuesta de Producto o Product Proposal toma relevancia.  

¿Cómo se escribe un  Product Proposal? 

Cada sector lo llama de forma diferente: brainstorm, elaboración de estrategias, propuestas de productos, etc. Pero todo equivale a lo mismo: encontrar una forma de expresar tu idea/problema y hacer que un conjunto de personas inteligentes te hagan preguntas, desafíen tus suposiciones, den tus ideas y pongan a prueba tus paradigmas. 

En Truora, he aprendido que escribir tu idea es la mitad de la magia de este proceso. Cuando escribes algo, lo pones a prueba. Simplificas tus ideas y ejercitas tus pensamientos. Es una forma de retroalimentarse a sí mismo.

Así que aquí tienes algunos consejos para escribir tu Product Proposal:

Cuanto más diverso sea el equipo que lea tu Product Proposal, mejor. 

Recuerda: no buscas la aprobación, sino atrapar ese punto ciego que no se te ocurrió. Los puntos ciegos son el enemigo de cualquier estratega/director de producto. Porque suelen ser cosas que existen y que afectarán a tu resultado, pero no tenías ni idea de que estaban ahí. 

Por eso, pedir opiniones sobre tu documento de ideas es exactamente para eso: para cubrir tu punto ciego. 

El proceso no termina ahí: no se trata de una simple reunión de feedback. Sino de todas las que sean necesarias para que todas las partes interesadas:

(1) entiendan el problema y estén de acuerdo con él.

(2) les guste la solución y crean que es la más eficiente. 

El trabajo principal de un jefe de producto o Product Manager es el primer punto: explicar el problema y detallar por qué es una prioridad. El 2º trabajo es más dual: tanto el gestor de producto como un ingeniero tienen que trabajar duro para entender las preferencias del cliente y del usuario, y llegar a la mejor solución. 

La mayoría de los equipos centran el 90% de su tiempo en la 2ª tarea. Olvidando que resolver el problema correcto es más importante que tener la mejor solución. 

El consejo que podemos dar por haber trabajado en un producto durante unos cuantos años: nunca subestimes el poder de una discusión sin prejuicios. La mayoría de nuestras grandes soluciones e innovaciones han surgido de esos comentarios e ideas de las fuentes más inesperadas. 

Y también: sé esa persona que se preocupa lo suficiente como para leer las ideas y devolver los comentarios constructivos. 👇👇

¿Te gustó el contenido que escribió Daniela, nuestra Líder de Producto? 👇👇

click here!